diumenge, 30 de maig de 2010

Cent seixanta-set centímetres...



M'agrada el que diu aquest paio... pots estar d'acord o no, però ho trobo interessant.

Fa temps que la penya s'entossudeix en decotar tot allò que acaba d'encadenar, pensant que pot ser, no era per tant!... oblidant inconscientment o no, que tant sols és que poden estar contribuint sense saber-ho ni ser-ne conscients, al canvi generacional. Lo de la altura i la envergadura, no té desperdici!. Diu allò que molts pensem, però que d'altres posen al sac de... les excuses!.
A més, es nota que el xicuelo llegeix. Si més no, s'ha documentat a l'hora d'escriure l'article.
En fi, llegiu-ho!.


"He estado pensando mucho últimamente acerca de hacia dónde está yendo la escalada. En la última década, la escalada ha progresado rápidamente. Recuerdo haber leído noticias sobre Fred Nicole y Dreamtime, proponiendo 8c FB, Dave Graham y Story of two worlds 8c FB y Chris Sharma con Realization 9a+. Todas esas ascensiones significaron avances en la historia de la escalada. No hace falta decir que esos escaladores fueron pioneros en la escalada “dura” y se constituyeron ellos mismos como iconos en el deporte.
Me fijé en estos escaladores porque hacían lo imposible y eso es lo que yo quería hacer. Ellos han hecho por su generación lo que John Sherman, Gill, Lynn Hill, Conrad Anker, Peter Croft y Wolfgang Güllich hicieron por la suya. Sherman inventó la escala ‘V’ (de bloque, utilizada especialmente en Hueco Yanks y Estados Unidos) y empujó los límites, Lynn liberó The nose, Güllich se saltó dos grados y estableció Action directe 9a, Conrad subió al Everest varias veces sin oxígeno. Todos estos escaladores contribuyeron a la progresión de la escalada de una forma decisiva, y establecieron la semilla de la inspiración para la siguiente generación.
El ciclo está a punto de terminar. Ahora tenemos escaladores como Adam Ondra o Enzo Oddo, que están derribando las referencias rápidamente y estableciendo líneas por su cuenta. Y ellos son sólo un par en los que puedo pensar, pero en realidad hay centenares de mutantes que están llegando y que tomarán las escaladas de mi generación y la anterior, las superarán y crearán el próximo nivel. Esa es la progresión lógica.
La principal diferencia que puedo ver son los recursos que hay ahora al alcance comparados con los del pasado. (…) Incluso cuando yo empecé a escalar, no existían los sistemas de entrenamiento, el vídeo de alta definición ni los gimnasios especializados. En mi mente, la única manera de mejorar era simplemente escalar. Eso sigue siendo importante, claro, pero a la vez necesitas entrenamiento específico para llevar tu potencial hasta otro nivel.
Piensa en los atletas olímpicos, especialmente los gimnastas. Entrenan específicamente durante cuatro año para prepararse para su objetivo principal: los Juegos Olímpicos. Cuidan su dieta, analizan numerosos vídeos y tienen entrenadores que los llevan hasta el infierno y de vuelta. Cuando vivía en Innsbruck, me sorprendió la cantidad de fuertes atletas que estaban formándose allí. Pronto descubrí porqué. Los niños se inician a muy corta edad y aprenden técnicas muy básicas, y progresan desde ese punto. Innsbruck tiene unas de las mejores instalaciones de escalada del mundo, tanto para la dificultad como para el búlder. Incluye las preferencias de Kilian Fischhuber, Anna Stohr, Jakob Schubert, David Lama y Angela Eiter, todos ellos grandes escaladores en competición y en roca.
Si los recursos y la motivación están ahí, es inevitable que la escalada progresará. El grado 14a y V6 solían ser standards, ¿verdad? La próxima generación llega y sitúa el listón y el ciclo continúa porque los recursos y la investigación siguen mejorando. (…) En escalada, los arneses, pies de gato, cuerdas, colchonetas e incluso el magnesio han mejorado drásticamente. Todos ellos son elementos que contribuyen a llevar la escalada al siguiente nivel. Con material avanzado, mejores gimnasios y regímenes de entrenamiento; por supuesto la escalada va a ser llevada a otro nivel y va a continuar mejorando desde hoy mismo. Esa es la razón por la que actualmente 100 personas escalan 9a o 8b+ FB o más, y no sólo un par de ellas.
Eso no significa que las vías tengan que ser decotadas, sólo quiere decir que más y más gente se dedica a este deporte y mejora. En mi cabeza, no puedo vernos sólo con esos 8b+ FB y 9a+ para siempre. Quiero decir que técnicamente el 8b+ FB ha sido encadenado a flash! Adam lo hizo en Confessions y para mí fue un problema tremendamente duro; tuve que dedicar cinco días a resolverlo.
Escaladores como Ramonet, Patxi, Adam, Sylvain Millet, Dani, Enzo, Steve McClure, Jakob, David, Kilian y otros han escalado 9a y más, y la mayoría lo han hecho con un puñado de intentos. Esto no significa que el grado no sea ese, sino que más y más escaladores están mejorando. Chris ha llegado a una posición y está haciendo 9b, el próximo nivel, pero estoy seguro de que él siente que el 9b+ y el 9c están a la esquina.
Por mi parte, creo que va a haber cosas como V17, V18 y V19 (9a, 9a+, 9b FB). ¿Por qué no? Hay muchísimas generaciones que están por llegar y que pueden conseguirlo. Desde mi perspectiva, puedo imaginar V17 y V18, se trata sólo de encontrar el pedazo de roca que lo ofrezca.
Siempre me he sentido confundido sobre qué hace que algo tenga un grado u otro. Me gustan los números, porque indican una progresión personal y me dan motivación para escalar todavía más duro. La dificultad radica en etiquetar algo con un número y darlo por bueno. Hay muchos factores que intervienen en una escalada. Altura, envergadura de brazos, fuerza de dedos, técnica… no hay manera de decir cómo de duro es algo. Algunos escaladores muy altos pueden realizar amplios movimientos de compresión donde no existen agarres y para ellos será sólo V10 (7c), pero para alguien bajito puede ser V15 (8c) o imposible, aunque esa persona sea un escalador habitual de V10. Es lo mismo para una persona pequeña solucionando un problema con mini movimientos, en los que el alto puede quedar enroscado o tener muchas dificultades. Dos escaladores del mismo nivel pero con diferentes tipos de cuerpo.

Yo mismo trabajé durante dos días en Pudre Canyon (sin encadenar) el problema What’s left from the bottom of my heart, que incluye un largo movimiento de expansión entre dos slopers. Para mí, representa una extensión máxima y si tuviera que graduarlo, le daría un duro V13 (8b). Jimmy Webb y Brion Voges (ambos de más de 1,80 m) hicieron el bloque en un día como si fuera un V5 (5/5+). Los dos son escaladores fuertes, pero nuestras alturas son completamente diferentes. A ellos les pareció V12, pero para mí fue más duro.La altura juega un papel importante en la escalada y yo lo he aprendido desde mi 1,67 m, en comparación con la media de escaladores que está en 1,75 m o 1,78. Ha sido una motivación para mí el poder realizar movimientos que me parecían imposibles pero que alguien de 1,80 m podía hacer. Quizás sólo significa que tengo que saltar a por una presa que ellos pueden alcanzar de forma estática. Aunque también habrá algunas escaladas que van a ser absolutamente imposibles para mí.
Cada uno tiene su propio estilo, y eso es algo que hace tan interesante este deporte. Cada uno tendrá su propia opinión personal sobre lo que las cosas parecen ser, y la opinión no está ni bien ni mal. La cuestión es que yo estoy emocionado por ver la progresión de la escalada hasta su nuevo estadio, y ser testigo de los nuevos avances. Todos deberíamos disfrutar de este estilo de vida que experimentamos y utilizar la escalada de la forma que más nos motive. No hay formas buenas o malas de practicar este deporte. El deporte es como nuestro universo, no tiene fin."

Daniel Woods